Degustación de ostras en la nieve

Degustando ostras J.Prants en Boí Taüll

Degustación de ostras en la nieve. ¿Suena un tanto raro verdad? ¡Pues tal y como os lo cuento!

Hace un par de semanas nos desplazamos hasta La Vall de Boí, un conjunto de valles y sierras situados en la Alta Ribagorza (Lleida), para conocer la comarca y su estación de esquí. Boí Taüll Resort cuenta con las pistas de esquí situadas a mayor altitud de todo el Pirineo. Allí se celebraba la Quedada Esquí, un evento para esquiadores que pone el broche final a la temporada de nieve y donde, además de esquiar, puedes participar en numerosos eventos y actividades.

Ostras J.Prats la muscleria del Delta

En cuanto llegamos a la estación alquilamos el material necesario y nos subimos a pistas a quitarnos el mono de todo un año esperando la nieve. Unas cuantas bajaditas para poner los cuerpos serranos a tono, y cuando quisimos parar un rato para hidratarnos y reponer fuerzas, ahí que me vi yo entre carnosas ostras del Delta del Ebro y unas cuantas cajas de cava.

Jajajajaja… si no lo veo no lo creo, ¡más glamour imposible!.

Degustación de ostras J.Prats en Boí Taüll

La ostras no son un bocado fácil para algunos. Muy queridas o muy odiadas, no a todo el mundo le gusta su “sabor a mar” y mucho menos su textura viscosa. A mí desde luego me pirran. No como ostras cada semana, pero las he probado muchas veces, y puedo decir que las ostras J. Prats son de lo mejor que he catado.

Aquello se puso de gente en poco tiempo que no os hacéis idea. Yo sufría al ver a Jonathan y Albert abriendo ostra tras ostra con las manos desnudas y el frío que hacía. Pero oye… la gente (entre los que me incluyo) encantada. Un chorrito de limón y pa’ dentro :)

Degustación de ostras J.Prats en Boi Taüll

Para rematar la faena, qué mejor acompañamiento para la degustación de ostras que un poco de cava de la tierra Ventura Soler. Maridaba a la perfección y entraba solito, excelente para calentar el cuerpo (por dentro). Con la que estaba cayendo venía muy, pero que muy bien.

Degustación de ostras maridadas con cava Ventura Soler

Según me comentó después del banquete, la familia de Jonathan siempre se ha dedicado al cultivo de ostras y mejillones. En el Delta del Ebro se da un crecimiento mucho más rápido de estos moluscos, lo que hace de ellos un producto joven y muy sabroso. Se dedican a la venta al por mayor y exportan al extranjero: Italia, Francia…

Hace un tiempo Jonathan y su amigo Albert comenzaron a trabajar en una idea innovadora: Musclarium. Se trata de un proyecto que combina el cultivo de ostras y mejillones con su degustación, directamente sobre las bateas en las que se cultivan. Arrancará este verano si todo va bien y prometo hablaros de él en cuanto lo tengan todo en marcha.

Cava Ventura Soler para maridar las ostras J.Prats

Mientras tanto, brindemos por esta pareja de emprendedores y porque todo les vaya a las mil maravillas. ¡Va por vosotros! (y por esa estupenda degustación de ostras…).

¡CHIN-CHIN! ;)

Martxuka, salón de té y artesanía en Urruña

Os presento Martxuka, un local diferente donde pasar el tiempo haciendo aquello que te gusta.

Os presento Martxuka, un local diferente donde pasar el tiempo haciendo aquello que te gusta.

Martxuka es un coqueto local ubicado en Urruña (Urrugne en francés) en el que podrás tomarte algo mientras ojeas todos los artículos de artesanía que tienen a la venta de artesanos vascos y aquellos que viven en la diáspora.

Bisutería, cerámica, camisetas, punto, búhos de trapo y un sin fin de artículos artesanos.

Bisutería, cerámica, camisetas, punto, búhos de trapo y un sin fin de artículos hechos a mano.

Orreaga, Amaia de Sole Silbando y la que suscribe teníamos desde hace tiempo un quedada pendiente, y no se nos ocurrió mejor lugar para pasar el día que allí. Cogimos el coche, hicimos parada en Donibane Lohizune para comer y al terminar nos desplazamos hasta Urruña para tomar un cafetito y pasar la tarde tejiendo, ¡planazo!.

Urruña. Un pueblito con encanto de la región de Aquitania.

Urruña. Un pueblito con encanto de la región de Aquitania.

Tal y como nos contó Adelaide, después de volver de Québec, donde vivió durante unos 7 años, se dio cuenta de que los lugares que le gustaban y donde solía ir habían cerrado. A ella siempre le habían atraído los locales donde poder tomar algo y poder pasar las horas muertas leyendo, tejiendo o haciendo algo productivo, así que decidió abrir Martxuka.

Un bonito salón de té en el que aparte de poder engullir sabrosos cupcakes, podrás encontrar jabones artesanos hechos con leche de pottoka (pequeño caballo parecido a un poni), cuadernos hechos con “caca” de elefante (si amigos… tal como leéis), bonitas camisetas y vestidos o bisutería, mientras pasas la tarde dándole a la aguja, como hicimos nosotras.

Jabones artesanos que huelen de fábula.

Jabones artesanos hechos con leche de pottoka que huelen de fábula.

 

Estás son las famosas libretas hechas con "caca" de elefante. ¿Tienen mejor pinta de lo que parecía eh? ;)

Estás son las famosas libretas hechas con “caca” de elefante. ¿Tienen mejor pinta de lo que parecía eh?

Allí estuvimos las tres Marías, más a gusto que un arbusto. Adelaide nos sirvió unos cafetitos y unas cookies para poder darle a la lengua durante toda la tarde mientras tejíamos, y para redondear el plan (y no desfallecer de tanto trabajar) a media tarde nos tomamos unos smoothies SUPER ricos.

Café y deliciosas cookies para tejer con fuerzas.

Café y deliciosas cookies para tejer con ganas.

 

Amaia recuperando puntos perdidos del chal que esa tarde empezó Orre.

Amaia recuperando puntos perdidos del chal que esa tarde empezó Orreaga.

 

Cómo veis, estuvimos todas muy afanosas :)

Cómo veis, estuvimos todas muy afanosas.

 

Smoothies Egunsentia, Martxuka y Tentazioa ricos, ricos para redondear la tarde.

Smoothies: Egunsentia, Martxuka y Tentazioa ricos, ricos.

Esa tarde coincidimos con un grupo de niños que estaban haciendo un “Taller de Pascua” sin padres. Decorando los huevos de papel decopatch  y preparando sus respectivas cestas de cartón, adornándolas con heno y plumas.

Los talleres en Martxuka son habituales. Se llevan a cabo talleres de maquillaje, papel sobre alambre, decoración de galletas de pastaflora, creación de joyas, scrapbooking, etc. Así que si algún día te animas a participar en alguno, no dejes de seguirla en Facebook para estar al tanto de todas las noticias de Martxuka.

El grupo de niños muy concentrado decorando sus huevos de pascua y haciendo las cestas de cartón.

El grupo de niños muy concentrado decorando sus huevos de pascua y haciendo las cestas de cartón.

Nosotras disfrutamos mucho, nos encantó el sitio y las atenciones de Adelaide así que sin duda repetiremos, y yo posiblemente pique algo. Una de esas libretas de “caca” de elefante tiene que ser mía :)

Mis cumpleaños en el Restaurante Laia

Restaurante-Asador Laia en Hondarribia

La semana pasada cumplí 33 años, y como viene siendo habitual cada 12 de marzo mi chico me llevo a comer al Restaurante Laia. Este ha sido el tercer cumpleaños que celebro allí y se ha convertido casi en un ritual.

Se encuentra ubicado en Hondarribia, también conocido como Fuenterrabía, un pueblo junto a la desembocadura del río Bidasoa y a tan solo 20 km de la capital donostiarra.

Vistas desde el Restaurante Laia en Hondarribia

Desde el Restaurante Laia las vistas son increibles. Situado en la ladera del monte Jaizkibel, es el lugar ideal para disfrutar del paisaje y la buena gastronomía. Y si el tiempo acompaña y Lorenzo nos honra con su presencia, como fue nuestro caso, ¡mejor que mejor!.

Sin lugar a dudas, allí sirven el mejor menú relación calidad precio que he probado, junto con otro restaurante donostiarra del que os hablaré pronto. Por unos 20€ puedes degustar platos de primera, con una excelente elaboración y un emplatado muy cuidado. Por no hablar del servicio, amable y profesional. Cada año repito, y es por algo.

Comedor del Restaurante Laia en Hondarribia

En esta ocasión tanto Tokitan como yo pedimos lo mismo, ¿demasiado tiempo juntos? es posible…

  • De primero una deliciosa lasaña de sepia con verduritas. La sepia en su punto y el resto cremoso y muy sabroso. Acertamos de lleno.

Lasaña de sepia con verduritas del Restaurante Laia en Hondarribia

  • De segundo lumagorri a la parrilla, una raza de pollo autóctona que significa literalmente “plumas rojas”. Deshuesado y tierno, tuve que contenerme para no soltar los cubiertos y comérmelo con la mano, que los de buen comer sabemos que hay ciertas cosas que con las manos saben mejor ;) . El propio restaurante afirma que “asado a la parrilla” es la frase que les define y caracteriza. Y después de haber probado semejante pollo de corral doy fe de ello.

Lumagorri a la parrilla del Restaurante Laia en Hondarribia

  • Los que bien me conocen saben que uno de mis lemas es: siempre hay hueco para el postre. Hace 3 años comí por primera vez la mejor tarta de merengue y limón casera de la historia de la repostería (soy una apasionada del merengue) y cada vez que voy la pido. Esta vez no había… ¡maldición! Pero me metí entre pecho y espalda un pastel vasco con helado de vainilla rico, rico.

Pastel vasco del Restaurante Laia en Hondarribia

Si visitáis Hondarribia y tenéis oportunidad de hacer una parada para comer, os recomiendo encarecidamente que subais al Restaurante Laia, no decepciona. Yo ya estoy deseando que lleguen mis 34 :P

DIY: Collares y pulseras con sopa de estrellas

sopa_de_estrellas_en_crudo copy

Hacer collares y pulseras con sopa de estrellas es más que fácil. Ahora que se va acercando el buen tiempo (espero), es un buen momento para poner en práctica este sencillo DIY y salir a lucir brazos y escote.

¿Quién no ha hecho en el colegio collares con macarrones? Pues lo que yo os propongo es igual de simple, pero más estético :)

diy_materiales_collares_y_pulseras_de_sopa_de_estrellas copy

Lo que necesitaremos para ponernos manos a la obra es:

  • Un paquete pasta de estrellas; no importa la marca, cuanto más barato mejor. Yo con 80 centimillos lo hice.
  • Hilo o nailon; o cualquier otra cosa que tengáis por casa y que sirva para lo mismo. El único requisito: que sea finito, porque los agujeros de la sopa no dan mucho margen. Yo he usado un nailon especial que es elástico. Para montar collares es lo de menos porque suelen ser bastante grandes, pero para las pulseras viene muy bien porque se adapta enseguida y no se deforma. Podéis encontrarlo en los chinos por menos de 1€ y seguro que también lo encontráis en mercerías.
  • Una aguja; cuanto más fina mejor. Es para ayudaros a meter las estrellas en la hebra, así os resultará mucho más sencillo.
  • Enganches o cierres. No es estrictamente necesario. Pero si la hebra que usáis no es elástica en las pulseras, os vendrá bien si os quedan un tanto justas y así no la forzáis cada vez que queráis ponérosla.
  • Tijeras. Siempre es mejor que usar los dientes ;)
  • Una sartén pequeña donde poder tostar nuestra sopa, aunque también podéis usar el grill del microondas.

materiales_collares_y_pulseras_de_sopa_de_estrellas copy

El primer paso a seguir, una vez que nos hayamos hecho con todo el material, es tostar la sopa. Echaremos una capa fina de sopa en una sartén pequeña, procurando que no se amontonen y la pondremos al fuego a máxima potencia. En cuestión de segundos vais a ir viendo como las estrellas van cogiendo un ligero color tostado. Depende de vosotros si queréis que coja tonos más claros u oscuros. Utilizando la sartén es mucho más sencillo de controlar eso, ya que podéis moverla y dejar al fuego más una unas zonas que otras.

Yo hice dos tandas. Una dejando la sartén menos tiempo y, en consecuencia, la sopa en tonos más claros y la otra casi “churruscándola”. El hecho de tostarla hace que la sopa se endurezca más, lo cual nos ayuda a la hora de manipularla para que no se rompa tan fácilmente, y por otro lado los contrastes de color así son mayores y el resultado en degradados queda muy bonito.

NOTA: También podéis mezclar la sopa en crudo con vuestras estrellas tostadas para que la mezcla de colores sea mayor.

sopa_de_estrellas_tostada copy

Usar el microondas es otra opción. El proceso es mucho más lento y cuenta con la desventaja de no poder ir viendo como va quedando el color en la sopa, a no ser que pares el micro a cada rato para echarle un ojo. Pero se tuesta igual.

Es muy importante, si optamos por esta segunda forma, usar un recipiente apto para el microondas. Tened en cuenta que es solo el grill lo que vamos a usar y la temperatura que se llega a concentrar en el continente pude llegar a límites insospechados. Hice la prueba usando una bandeja especial de cristal, y aún cogiéndola con un trapo casi me abraso ¡¡cuidadín!!.

diy_collares_y_pulseras_con_sopa_de_estrellas copy

Después de tostar la sopa, cortaremos la hebra que hayamos elegido a la medida que más nos convenga. Colocaremos en uno de los extremos uno de los enganches/cierres o, en su defecto, haremos un nudo para que la sopa de estrellas no se nos escape. Enhebraremos la aguja y comenzaremos a meter la sopa en la hebra.

Hay que pensar que cada estrella tiene un agujero diferente. Muchas no pasaran por la aguja, y otras se partirán al forzarlas para entrar, pero eso en normal. Yo suelo ponerme un montoncito pequeño en la palma de la mano, voy pinchándolas con la aguja y cuando tengo 7 u 8 metidas agarro la aguja por arriba con fuerza y haciendo con los dedos un ligero movimiento en círculos voy empujándolas hacia abajo.

Si notáis que en algún momento una de las estrellas no pasa, hacer un poco de presión sobre ella y partidla con los dedos. De esa manera no tendréis que sacarlas todas de la aguja y podréis seguir con el proceso ¡será por estrellas! :)

diy_collares_y_pulseras_con_sopa_de_letras_tostada copy

Existen otras formas para dar color a la sopa, por ejemplo, utilizando colorantes vegetales para alimentos. El único problema es que tendríais que dejar secar la pasta muy bien antes de poder empezar a manipularla.

Como veis, el resultado tostándola a golpe de sartén queda cuanto menos vistoso y original. ¿Os animáis? :D

Vinos extremeños para paladares sensibles

n1_gourmet_vino_extremadura_guadiana

Durante las pasadas Navidades tuve la oportunidad de probar tres vinos extremeños de la bodega N1 Gourmet, a través de una campaña de Blog on Brands.

Se trata de una bodega de Extremadura con mucha historia, cuyo origen se remonta a principios del siglo XIX.  Sus actuales propietarios son descendientes de Thomas Reynolds, un comerciante británico que importaba vino de Oporto y que se instaló tanto en Portugal como en España.

Yo he tenido la ocasión de probar tres de sus vinos: Tinto, blanco y rosado. 

n1_gourmet_vino_tinto_selección_roble_extremadura_guadiana

El vino tinto de N1 Gourmet cuenta con la certificación Vino de la Tierra de Extremadura y se enmarca dentro de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana.  Lo envejecen al menos 3 meses en barrica de roble, lo que le otorga cierto cuerpo.

Aunque lo recomiendan para quesos y todo tipo de carnes, yo preferí maridarlo con un buen plato de chipirones en su tinta con arroz.  Y es que a mí me aburre un poco aquello de “los blancos para el pescado y los tintos para la carne”.

Por definirlo de alguna manera, se trata de un vino joven con algo de madurez. Aunque los vinos extremeños tienen fama de ser un poco duros, he de decir que en el caso de este tinto me sorprendió su suavidad. Y eso que yo no soy de vinos jóvenes, sino más bien de crianzas para arriba ;)

n1_gourmet_vino_blanco_semidulce_extremadura_guadiana

Las otras  botellas las abrimos en ocasiones diferentes. El blanco semidulce es un vino adecuado para los aperitivos, que nosotros maridamos con un Paté Malvasía de mi tierra, Soria.

Respecto al rosado, es un vino espumoso que recuerda al Lambrusco italiano o al Mateus portugués, aunque sin llegar a ser tan dulce. Muy adecuado para aquellas personas a las que no les gustan los vinos de carácter. Lo recomiendan también para aperitivos, incluso para el postre.

En definitiva, los vinos extremeños de la bodega N1 Gourmet son vinos que se toman fácilmente, muy adecuados para iniciarse en el mundo de los caldos y comenzar a apreciar las diferentes variedades y formas de elaborar el vino.

Las ilustraciones personalizadas de Tutticonfetti

Os presento a "Los Rodríguez" nuestra ilustración personalizada by Tutticonfetti

Os presento a “Los Rodríguez” nuestra ilustración personalizada by Tutticonfetti

Me moría de ganas de tener una de las ilustraciones personalizadas de Tutticonfetti en Villa Rodríguez. Y hoy (más bien ayer…) ya puedo decir que al fin me he hecho con una. ¡Estoy feliz! :D

La primera vez que vi uno de sus trabajos fue cuando Mr. Wool, un blog muy simpaticón que os recomiendo encarecidamente, presento al mundo la ilustración personalizada que Maruta les había hecho. Me enamoré.

Me puse en contacto con ella para que me explicara como iba el tema y qué era lo que necesitaba para empezar a trabajar en mi pequeña familia. No me corría ninguna prisa, en un principio pensaba esperar a que alguno de los 3 cumpliera años o hubiera algo que celebrar pero… ¡qué demonios!, me apetecía mucho tener una de sus ilustraciones personalizadas y no pensaba esperar ni un minuto más.

Primer boceto de Tutticonfetti para "Villa Rodríguez"

Primer boceto de Tutticonfetti para “Villa Rodríguez”

Maruta me contestó en seguida. Se empapó de nuestra pequeña historia y a la semana escasa ya tenía el primer boceto de lo que sería mi tan ansiada lámina. Me encantó.

Lo primero que quise cambiar fueron los nombres, en casa todos nos apellidamos igual (incluido el perro sí, cuando lo registramos nos lo pidieron y lo teníamos fácil) y entre nosotros tenemos la tontería de llamarnos “Los Rodríguez” así que me parecía bonito seguir con eso. Nos encanta viajar y tenemos pensados bastantes destinos que espero conocer en un futuro muy, muy próximo, así que propuse cambiar el tierno corazón por una mini bola del mundo.

Segundo boceto de Tutticonfetti para "Villa Rodríguez"

Segundo boceto de Tutticonfetti para “Villa Rodríguez”

Al día siguiente tenía una segunda prueba de mi ilustración personalizada en mi bandeja de correo. Cada vez lo veía más claro. Esta vez quise que no predominará tanto el turquesa, un color que me encanta pero que recargaba un poco la ilustración. Escribí de nuevo a Maruta esperando no resultar demasiado plasta ni tiquismiquis (prometo que no lo soy aunque en estos momentos pueda parecerlo) y le pregunté que le parecería si eliminábamos las nubes de la ecuación.

Tercer boceto de Tutticonfetti para "Villa Rodríguez"

Tercer boceto de Tutticonfetti para “Villa Rodríguez”

 

Cuarto boceto y definitivo. ¡Feliz es poco!

Cuarto boceto y definitivo. ¡Feliz es poco!

Esa tarde no tenía un segundo esbozo, ¡sino dos! No me lo podía creer… ya no es que la tía sea rápida y eficaz, es que por encima no escatima en detalles para que te quedes bien contenta con el trabajo final y feliz con el resultado.

Terminé decantándome por esta última. Sencilla, sin demasiados elementos. Con ese aire naïf. Alegre, divertida, espontánea, con colores brillantes y vivos… tal y como es Tutticonfetti vaya.

No sé si algunos de los que me leéis tenéis tatuajes. Cuando te haces el primero sientes una necesidad irracional de hacerte otro… y otro… incluso otro. El tatuaje llama al tatuaje (quien tenga alguno entenderá de lo que estoy hablando). Con las ilustraciones personalizadas de Tutticonfetti sucede exactamente lo mismo.

Gracias Maruta por tu profesionalidad, amabilidad y paciencia. Nos lo pones muy fácil a los que estamos al otro lado y nos cuesta decidir.

Pensando en la segunda estoy ya ;)

%d personas les gusta esto:

Another project brought to you by Barking Blogs
Licencia de Creative Commons