Chapuzones en el Urumea

Chapuzones en el Urumea

El pasado domingo prometía altas temperaturas. Cada fin de semana que nos toca quedarnos en casa, y si el tiempo acompaña, procuramos hacer algún plan para aprovechar el día y desestresar el cuerpo del trabajo de toda la semana.

Como cada 3 domingos, Haritz tenía que ir a la radio donde colabora como tertuliano, así que la mañana ya la teníamos partida por la mitad :( No podíamos madrugar para subir a algún monte cercano porque no llegaríamos a tiempo a ETB y tampoco podíamos hacerlo después porque se nos haría muy tarde. Tuvimos que buscar un plan alternativo, y vaya si lo encontramos…

De chapuzones en el Urumea, ¡¡planazo!!

Pozas en el río Urumea en la zona de Pagoaga

Algunos pensaréis: «estos tíos se han atrevido a darse unos remojones en el Urumea? ¿nuestro Urumea?». Lo cierto es que de camino a Navarra, que es donde nace, el río Urumea presenta unos rincones idílicos. Haritz recordó que solía ir a unas pozas pasado el pueblo de Hernani. Dejando atrás la Papelera de Zikuñaga, nos adentramos en la zona de Pagoaga donde las aguas del Urumea bajan, limpias, claras y frescas ¡muyyyy frescas! ;)

Pozas en el río Urumea en la zona de Pagoaga

Mientras Haritz daba el callo en la radio preparé las mochilas con todo lo necesario y unos super bocadillos que me curré como una campeona y para las 12:30 ya estábamos en camino. En unos 30 minutillos, entre ponte bien y estate quieta, estábamos allí.

Preferimos las zonas un poco escondidas y apartadas. No es que seamos unos raritos, pero nos gusta la tranquilidad. Los accesos para llegar al lugar que habíamos elegido eran un tanto incómodos, que no difíciles, porque los helechos y las plantas del entorno están asalvajados. En medio minuto ya estábamos a la orilla del río.

Acceso a las pozas de la zona de Pagoaga. Río Urumea

Se nos presentaba entonces el primero de los inconvenientes. Teníamos que cruzar el río para llegar al txokito que más nos gustaba. No es que nos de miedo el agua (aunque estaba fría como ella sola) el problema era Bourbon, nuestro perrete. Hasta el momento no lo habíamos visto nadar jamás. Siempre que lo llevamos a la playa y hace amago de meterse en el mar, cuando viene la ola se aparta corriendo. Él es un tanto paticorto pobre y un poco torpe ahora que no me oye, y creo que en el fondo lo sabe… ;)

Cruzando el río Urumea en la zona de Pagoaga

Pasamos Haritz y yo, y desde el otro extremo lo animamos. El tío daba vueltas de un lado para otro esperando que las aguas se abrieran para él, jajaja… pero de meterse Nanai de la China. Haritz se adelantó un poco para que no se pusiera tan nervioso y entonces ¡¡se lanzó al agua!!. Casi me da algo de la emoción al verlo, gritándole como una loca (y orgullosa madre). Ese fue el primero de muchos baños.

Llegamos por fin al txoko donde pasaríamos el día. Hacía un calor bárbaro, pero el agua estaba tan fría que se llevaba muy bien. Una, que es una mujer de recursos, improvisó un coletero para el pelo con el asa de una bolsa. Era de todo menos elástico, pero me sacó del apuro para apartarme un poco el pelo de la nuca, que a pesar de llevarlo muy cortito me molestaba demasié con la calorina.

Coletero improvisado con el asa de una bolsa de plástico

Disfrutamos de lo lindo. Nos esperaban muchas horas de disfrute y relax por delante. Bien de crema protectora para aguantar como jabatos bajo el sol y a vaguear se ha dicho. Haritz y Bourbon incluso se fueron de expedición durante un buen rato por los alrededores a ver que encontraban.

Las aguas del Urumea fueron nuestras mayores aliadas. El lugar escogido estaba escondido sí, pero no contaba con mucha sombra que digamos. A mí no me importa porque soy bastante lagarta ;) pero me daba un poco de cosa por mis otros dos acompañantes. Ahora me alegro de no haberle cortado el pelo a Bourbon ¿Sabíais que muy al contrario de lo que se piensa, no es conveniente cortarles demasiado el pelo en verano para que estén más fresquitos? Les protege de las quemaduras del sol. Si, amigos, los perros también se queman.

Bañándonos en las pozas en el río Urumea en la zona de Pagoaga

Bourbon sacudiéndose en las pozas del río Urumea en la zona de Pagoaga

Por suerte parece que Bourbon le cogió el gusto a eso de hacerse unos largos y llevó super bien los casi 30 ºC. Sobre todo porque luego le quedaba lo mejor, hacer la croquetaza en la arena caliente para secarse. Lo de rebozarse es su perdición :)

Por la zona de Pagoaga se pueden hacer muchas rutas de senderismo además de disfrutar del río, una muy buena alternativa para huir de la masificación de las playas en verano y estar tranquilos y a nuestro aire.

Sin duda repetiremos, y creo que Bourbon opina lo mismo :D

Bourbon sacudiéndose en las pozas del río Urumea en la zona de Pagoaga

     

Written by Rebeca

Maestra. Profana en la cocina, amante de la buena comida. Me gusta que cocinen para mí. Una soriana en Donostia dándole tarascones a esta vida desde 1981. Me encontrás en Twitter, Instagram y , entre otras redes sociales.
Website: http://debocados.com

12 Comentarios
  • Esther dice:

    ¡Que planazo! Me lo apunto por si algún día volvemos al norte. Por cierto, que valiente Bourbon de bañarse!!!! jijiji que bonico!!!

  • Wasel Wasel dice:

    ¡Bourbon es un cochinote! Me he partido de la risa viendo como se rebozaba, jajaja. Los míos tampoco han nadado nunca (yo creo que Vader se hundiría como si fuera de plomo, estoy convencida de que no puede nadar con ese cuerpo), Romeo siempre que hemos ido a la playa hacía lo mismo que el tuyo, se apartaba ante las olas :P

    Me gustan mucho los rinconcitos así apartados, ¡es donde mejor se está!

    • Rebeca dice:

      Lo es Gemma, ¡¡es un cochinote!! Y por lo guarrete y perro que es lo quiero el doble :D

      Yo tampoco daba un duro por él a la hora de dar el cayo en el agua porque es un poco torpe, pero el tío dio la talla como un jabato. Ya te digo que me emocioné y todo. Eso sí, si son tramos largos se cansa y se quiere dar la vuelta, un par de veces tuvimos que rescatarlo.

      Hasta que no los pones a prueba no sabes lo que son capaces de hacer, el pequeño Vader seguro que te sorprendería por no alejarse de ti y permanecer a tu lado. ¡¡Vader Thorpe!! te lo digo yo ;)

  • Ibabe dice:

    Que bueno Bourbon…me recuerda al mío…jajajaja….La verdad es que nosotros lo llevamos con el pelo bastante cortito, se lo cortamos ahora y para verano le ha crecido lo suficiente. Eso sí. con los años le están saliendo muchas pecas….jajajajaj….Y es igual, se revuelca igual….jaja…me lo ha recordado total….

    • Rebeca dice:

      Kaixo Ibabe, ¡¡qué sorpresa encontrarte por aquí!!

      Es cierto, vosotros también teníais un Westi. La verdad es que son todos muy parecidos. Yo también me acuerdo mucho del mío cuando veo a otros hacer la croquetaza, correr, etc.
      Nosotros también le hemos cortado el pelo ya, antes de que empiece el calor, así estará más protegido.
      Un placer volver a saber de ti Ibabe. Me ha hecho ilusión :)

      Un abrazoteee

  • […] se pone imposible. En estos casos Haritz y yo recurrimos a uno de nuestros lugares preferidos: unas pozas que se forman en el río Urumea pasado el pueblo de Hernani, en la zona de […]

  • Paco dice:

    Se puede saber la ubicación de esa poza? He estado por la zona en alguna otra poza, pero esa tiene muy buena pinta con la zona de tierra.

    • Rebeca dice:

      Hola Paco, ¿qué tal?

      Claro que puede saberse, el problema es que soy atroz dando indicaciones :P.

      A ver… Justo pasas el barrio de Pagoaga en Hernani, y si sigues un poco ves como una casa de piedra justo de frente en el lado izquierdo. Con una cuesta bastante empinada que baja. Es ahí.

      No sé si me he explicado muy bien la verdad.

      Es un sitio muy pequeño, la zona de arena también, y lo malo que tiene (cuando nosotros íbamos por lo menos), es que donde esta ña arena no hay ni una sombre y pega Lorenzo que no veas. Porque lo tengas presente.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí. :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Rebeca

Profana en la cocina pero amante de la buena comida. Me gusta que cocinen para mí. Organizada. Maestra. Fanática de Instagram. Adoro a mi perro. Knitter. Dándole tarascones a esta vida desde 1981.

facebook twitter linkedin googleplus

Instagram
Twitter
Entradas recientes
Facebook
¡Síguenos!

Y nos ayudarás a mantener el blog vivo y bien alimentado, con bocados de calidad. ;)