Crunchy, el snack saludable de Casual Fruit

Crunchy, el snack saludable de Casual Fruit

crunchys

Hace algunas semanas, los chicos de Casual Fruit se pusieron en contacto con nosotros para enviarnos unas muestras de su nuevo snack saludable a ver que nos parecía.

Y aunque no se trate de un «bocado» como los que acostumbramos a postear en el blog, creemos que se merece un hueco por su sabor y originalidad, entre otras cosas.

Se trata de una nueva generación de snacks elaborados con una receta exclusiva a partir de manzana verde, piña y frutos rojos.

La manzana posee un sabor refrescante y propiedades muy beneficiosas para la salud, la piña es un excelente diurético y quema grasas y los frutos rojos tienen cualidades antioxidantes y anti-envejeciemiento.

El resultado es «un producto único, sabroso, de alta calidad y crujiente, que se basa en 3 principios fundamentales»:

  1. Es un producto verdaderamente saludable ya que equivale a 1 de las 5 frutas y verduras que, según la OMS, se deben tomar cada día.
  2. Es un producto de alta calidad tanto por el origen de sus ingredientes como por su proceso de elaboración.
  3. Se trata de un producto apetitoso, con muy buen sabor y crujiente. Las propiedades organolépticas han sido validadas en diferentes tests de consumidor.

Cada bolsa de 30 gramos es equivalente a una pieza de fruta y los snacks están listos para comer sin necesidad de tener que  pelar la fruta o mancharse.

Su elaboración se lleva a cabo mediante la técnica de la liofilización, proceso mediante el que se congela el producto para proceder a la separación del agua por sublimación, que pasa del estado sólido al gaseoso, sin pasar por el estado líquido.

De esta forma se conserva la estructura molecular de la fruta, garantizando su total asimilación por el organismo, a diferencia de la fruta deshidratada, la cual pierde más propiedades como las sales minerales.

La técnica es bastante costosa y lenta, si se compara con los métodos tradicionales de secado, pero consigue una mayor calidad. Al no emplear calor, evita en gran medida las pérdidas nutricionales y organolépticas del alimento (sabor, textura, color  y olor).

Se trata de dar una solución definitiva a una cuestión que está a la orden del día: comer sano entre horas fuera de casa. De esta forma facilita que las personas activas puedan seguir una dieta equilibrada en cualquier momento y lugar.

Es por todo este trabajo por el que Casual Fruit ha sido galardonado con el Premio Dona Estela Emprendedora 2012, otorgado a Roselyne Chane y David Ferreres, cofundadores del snack saludable. ¡Nuestra enhorabuena desde aquí!

Si he despertado vuestra curiosidad y tenéis ganas de probarlo, este mes de junio es vuestra oportunidad. La revista Psychologies entregará una muestra gratuita con su número del mes de junio.

Yo ya lo he probado y, aun así, no pienso quedarme sin mi muestra. ¡Repetir es de sabios cuando las cosas gustan!

Precio:

  • Pack 20 bolsas: 46,00 € (sabor manzana verde 39,00 €)
  • Pack 12 bolsas: 29,00 €
  • Pack 12 bolsas sabores surtidos: 28,00 €

Ingredientes:

  • Manzana verde
  • Piña
  • Frutos rojos
  • Almidón de maíz
  • Maltodextrina de maíz
  • Fructosa (naturales presentes en la fruta)
  • Aroma natural

Qué nos cuenta la Wikipedia:

Facebook:

Twitter:

 

     

Apfelstrudel del Café Einstein

Apfelstrudel del Café Einstein

apfelstrudel_web

Si algo tenía claro una vez puse los pies en el aeropuerto de Tegel (Berlín), es que no iba a marcharme de allí sin probar el apfelstrudel.

El lugar elegido para disfrutar de este capricho fue el Café Einstein, inaugurado en 1996. Esta cafetería archiconocida en la capital alemana se encuentra en el distrito de Mitte, en la avenida Unter den Linden y a tan solo 150 metros de la Puerta de Brandenburgo.

Imprescindible la visita por su ubicación, se trata de un lugar donde no parece correr el tiempo, un espacio para relajarse. Cosmopolita e íntimo a la vez.

Nada más entrar ya sientes el calor europeo. Abres la puerta y te ves frente a un pesado cortinaje de color granate que en invierno protege a los clientes del frío que hace en el exterior. De las paredes cuelgan numerosas fotografias y retratos de diferentes artistas.

El actor, director y galerista Gerald Uhlig, dueño del café, ofrece al visitante hasta el más pequeño detalle en cada rincón de la sala. Un instante sin tiempo. Al fondo tiene un pequeño restaurante donde no es difícil ver a algún político local de vez en cuando, puesto que el local está muy cerca del Reichstag y otros edificios administrativos alemanes.

Tan pronto nos sentamos en una de sus mesas de mármol, junto a los grandes ventanales, un camarero vestido con frac negro y delantal blanco nos afreció la tan esperada carta.

El apfelstrudel es un dulce tradicional típico de Austria y del sur de Alemania, que en la antigüedad se servía como un alimento para la gente pobre.

Se trata de un rollo de pasta filo, relleno de manzana, pasas, azúcar y canela, que se sirve templado acompañado de salsa o helado de vainilla. Los dulces y pasteles del Café Einstein están cocinados de acuerdo a recetas tradicionales, en las que no utilizan aromas artificiales ni conservantes.

Precio:

  • 4,60 € sin crema
  • 6,00 € con crema de vainilla
Ingredientes:
  • Pasta filo
  • Manzanas
  • Pasas
  • Azúcar
  • Canela
  • Salsa de vainilla
Recetas:
Qué nos cuenta la Wikipedia:

 

     

Calçots con salsa romesco en Vielha

Calçots con salsa romesco en Vielha

calçots

Hace algunos años descubrí el snow y este invierno nos fuimos con unos amigos a Baqueira-Beret, en Cataluña, para ver si desentumecíamos los músculos y poníamos en práctica lo aprendido hasta entonces.

Esta pequeña localidad se encuentra en el Valle de Arán («Val d’Aran» en aranés) en el Pirineo Central. Es el único valle de carácter atlántico de España. Su río, el Garona, nace en el valle y desemboca en Burdeos, y es una zona privilegiada por la calidad de su nieve. Tiene alrededor de 10.300 habitantes y su capital es Vielha Mintg Arán, más conocida como Vielha.

Un elemento característico del Valle de Arán es su lengua: el aranés. Se trata de una lengua viva hablada habitualmente por la gente del país. Pertenece al tronco lingüístico occitano y es una variante de la lengua gascona de Comminges, aunque conserva su propia personalidad.

El otro atractivo de  esta comarca es su riqueza gastronómica. La cocina aranesa está muy influenciada por la cocina francesa, dada la situación fronteriza del valle, pero sigue conservando sus típicos platos. Entre ellos, destaca la famosa “Olla aranesa” y los crepes para tomar de postre, también llamados crespets, brescajus o pasteres dependiendo de la zona del valle.

Fue en Vielha, para terminar el fin de semana a lo grande, donde pudimos degustar estos típicos platos.

Para ello reservamos mesa en el Restaurante All i Oli, conocido por su comida tradicional catalana. Este pequeño restaurante, cálido y agradable, cuenta con merecidos reconocimientos en guías como Michelin y Lonely  Planet.  Se encuentra situado en pleno centro de la capital. Según nos contó la dueña del establecimiento, su hermano César regenta otro restaurante con el mismo nombre en Martutene (Donostia-San Sebastián).

Fueron muchos los platos que probamos, pero el post de hoy está dedicado a los calçots. Se trata de una especie de cebolla tierna, dulce y larga, muy típica en la comida tradicional catalana, que se consume sobre todo en invierno (de noviembre a abril). Este manjar catalán se cuece a fuego vivo hasta que la capa exterior se «churrusca». Después, se pela, tirando fácilmente de sus hojas verdes, y se disfruta de su tierno interior acompañándolo de alguna salsa. En este caso, una salsa de almendras deliciosa llamada romesco.

Precio:

  • 16,50 €
Ingredientes:
  • Calçots de temporada
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Salsa de almendras
Recetas:

 

     

Bocartes a la sartén del restaurante Melly

Bocartes a la sartén del restaurante Melly

bocartes_a_la_sarten

Hay un restaurante en la localidad de Somo, enmarcado en el Ayuntamiento de Ribamontán al Mar (Cantabria), que destaca por muchas y variadas razones. Se llama Melly, y no dejará indiferente a quien se aventure a visitarlo y probar su cocina.

Y digo aventurarse, porque entrar en el Melly es toda una experiencia que se convierte en aventura nada más cruzar su puerta. Lo regenta Juan Angulo, un reconocido y controvertido sumiller (jurado de La Nariz de Oro) que se jacta de servir «baja cocina».

Tuve la ocasión de conocer el lugar con motivo de un viaje organizado por el Plan de Competitividad de Surf de Ribamontán al Mar para promover el surf en Cantabria, donde existen diversas escuelas de surf.

Antes de acudir al lugar, me habían advertido de que el local era «cero glamour», aunque también que la comida y la experiencia merecían, y mucho, la pena. Y así fue, si entendemos el glamour como apariencia y tontería, y algo opuesto a lo genuino y sincero.

El local me pareció un tanto extravagante, fuera de lo común. A un lado, un comedor acristalado. Al otro, una heladería. Y, al fondo, una tienda de chucherías. En la trastienda, el bar, y la extensa vinoteca.

Angulo es un cocinero sin pelos en la lengua, extrovertido, poeta, amigo de la buena conversación y muy crítico con ciertas tendencias que no duda en denominar como «chuminadas».

Según nos contó, no sin una buena dosis de ironía, la que se elabora en sus fogones es «cocina con tintes prehistóricos»,  «pasada de moda» y llena de «cosas que se comen con las manos». En definitiva, muy lejos de lo que se sirve en lo que él llama «tontódromos».

Aunque reconoce la labor realizada por ciertos cocineros de renombre en términos de experimentación,  por cada tres frases elocuentes que pronuncia una está dirigida a criticar la «tontería» que existe en el mundo de la cocina. Y pronuncia muchas.

Tendríamos que escribir un post interminable para contar todo lo que nos trasladó en la cena, pues nos acompañó intermitentemente durante toda la velada , amenizando los platos con una buena tertulia.

Charlamos de la intención de algunos chefs de patentar recetas y de otras barbaridades que se cometen bajo el paraguas de la «alta cocina». Entre sus frases lapidarias, el bloc de notas de mi iPhone registró las siguientes:

El lujo es incomodísimo.

Dios nos manda la comida y el diablo a los cocineros.

La próxima burbuja que va a explotar es la de la gastronomía.

Otro día contaré algunas anécdotas que nos trasladó, como cuando presentó  sus creaciones «El pincho del agua»,  la brocheta «Dejad que los niños se acerquen a mí», o «La paleta de sabores y texturas»  al concurso de pinchos y tapas.  Y es que además del plato que hoy nos ocupa, nos sirvió una degustación de tapas como parte de su «gastroterapia».

Los bocartes de Juan Angulo, lo que en el País Vasco llamamos anchoa y en el Mediterráneo boquerón, se han ganado la siguiente mención en el blog de su amigo Abraham García. Difícilmente podría describirlas mejor, así que hago mías sus palabras.

En medio siglo lidiando con los boquerones, sin duda habré ofrecido una marejada de recetas sabrosas y elementales, ya que a mi (poco) juicio, la austeridad de ingredientes debe prevalecer para que no perturbe su sabor profundo yodado y marinero. También así lo entiende mi coleguilla y amigo que sublima el bocarte (insuperable nombre cántabro que parece aludir a la ávida boca y a la artesanía de su elaboración) en su afamado restaurante “Melly”. Compruébenlo si se asoman a Somo.  “Los paso por abundante aceite muy fuerte -me explica Juan Antonio- solo un instante, lo que dura un padrenuestro. A la altura de santificado sea tu nombre, chisporretean, se contraen con el perdona nuestras ofensas y tras el amén ya podemos caer en la tentación».

Precio:

  • 13,50 € aprox. (dependiendo del precio del bocarte de temporada)

Ingredientes:

  • Una docena de bocartes frescos descabezados y sin tripa
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Recetas:

Qué nos cuenta la Wikipedia:

     

El perro que fuma

El perro que fuma

elperroquefuma_web

Del 4 al 6 de mayo acudimos al Travel Bloggers Meeting en Gredos. Se trata de un encuentro informal que reúne regularmente a bloggers de viajes de toda España y de otras partes del mundo.

La Sierra de Gredos, perteneciente al Sistema Central, se encuentra situada entre las provincias de Ávila, Cáceres, Madrid y Toledo y está declarada parque regional dentro de Castilla y León, junto con el de Picos de Europa en León.

Esta Sierra se presenta como una espectacular sucesión de lagunas, circos, gargantas, cuchillares, riscos, galayos y depósitos morrénicos. Su pico más elevado es el Almanzor o, como verdaderamente se denomina, Plaza del Moro Almanzor (2.592 m), el más alto del Sistema Central. Si su relive convierte a Gredos en una bella y espectacular montaña, desde el punto de vista biológico su hábitat nos ofrece uno de los espacios más interesantes de toda Europa occidental.

Casualmente, y por suerte para mí, la pasada semana se celebró la I Edición de Gredos en Tapas. Como no podía ser de otra manera, uno de mis objetivos era poder catar todas las que fuese posible antes de volver a casa.

He comido muchas tapas en mis 31 años… ¡Y las que todavía me quedan!  Pero si tengo que destacar una por su sabor  y, sobre todo, por su originalidad en cuánto a la presentación, esa es, sin lugar a dudas «El perro que fuma» de la Cafetería Drakar. Su nombre hace honor a uno de los picos más elevados de éste sector, con 2.342 m.

Según nos contó Roberto, el dueño de este pequeño establecimiento, este monte se asemeja a la cara de un perro y, habitualmente, las nubes se le «enganchan»  dando la impresión de estar fumando. De ahí su singular nombre.

Se trata de un copia perfecta de un puro habano con vítola incluida. Un canutillo crujiente hecho de harina de arroz, como los rollitos de primavera, relleno de emulsión de foie y compota de manzana. Se sirve sobre un cenicero que contiene una crema de boletus edulis en su interior. En la punta del puro, una pizca de chocolate rallado hace las veces de ceniza.

Durante las dos semanas que se ha celebrado los 23 establecimientos que participaban en el concurso han servido más de 9.000 tapas. ¡No me extraña que Roberto se quedara sin materia prima después del primer día y tuviera que viajar a la capital a abastecer su cocina!

Desde Debocados nuestra más sincera enhorabuena a Roberto y a todos sus compañeros, pues han resultado ser los ganadores de esta primera edición, por votación popular.

Precio:

  • 1,00 € (maridado con una cerveza negra Mahou,  3,00 €)
Ingredientes:
  • La masa del canutillo (rollito de primavera)
  • Foie
  • Compota de manzana
  • Boletus Edulis
  • Chocolate
Recetas:

     
Sobre mí

Rebeca

Profana en la cocina pero amante de la buena comida. Me gusta que cocinen para mí. Organizada. Maestra. Fanática de Instagram. Adoro a mi perro. Knitter. Dándole tarascones a esta vida desde 1981.

facebook twitter linkedin googleplus

Instagram
Twitter
Entradas recientes
Facebook
¡Síguenos!

Y nos ayudarás a mantener el blog vivo y bien alimentado, con bocados de calidad. ;)