Azken Muga, más museo que restaurante

Azken Muga, más museo que restaurante

[16-04-2013] El restaurante ha cerrado sus puertas.

El restaurante Azken Muga está situado en la Calle San Francisco de Donostia-San Sebastián. Su nombre, en euskara, significa “Última Frontera”, y se presenta como el rincón del viajero.

Tras la cafetería, se esconde un amplio comedor que más bien parece un museo del viajero. Entre los objetos decorativos que rodean las mesas podemos encontrar todo tipo adornos étnicos traídos desde muchísimos destinos remotos, con especial presencia de distintivos procedentes del Tíbet, además de otros países y regiones.

La entrada del bar la preside una especie de maqueta con los catorce ochomiles y los nombres de los montañeros vascos que los han coronado, y sobre la barra cuelgan los retratos de grandes viajeros como Shackleton y el Doctor Livingstone.

Se trata de un restaurante sencillo en lo que al menú se refiere. A decir verdad, se agradecería un poco más de esmero entre fogones, porque el ambiente y lo acogedor del lugar lo merece. La carta consta de ocho platos, además de algunos entrantes, cada uno con el nombre que hace referencia al país de inspiración culinaria: Samarkanda, Rajastán, Amazonía, Machu Pichu, Kilimanjaro, Kathmandu, Estambul y Marrakech.

Son una especie de platos combinados con leves pinceladas, no muy destacadas, de las diferentes culturas gastronómicas que representan. Los precios oscilan entre 13,50 y 17,50 euros y casi todos van acompañados de ensalada o patatas fritas.

Nosotros nos decantamos por los platos Rajastán y Samarkanda (este último ya os lo detallaré más adelante). El primero, que es el que nos ocupa, se constituye de un muslo de pollo asado con curry de sabor suave, sobre arroz basmati blanco de Punjab, y verduritas fritas al estilo Jaipur.

Precio:

  • 16,50 €

Ingredientes:

  • Muslo de pollo
  • Arroz basmati blanco
  • Salsa de curry suave

Recetas:

Qué nos cuenta la Wikipedia:

     

Rosco de Reyes individual de Arakistain

Rosco de Reyes individual de Arakistain

Recuerdo que hace exactamente un año me tocó viajar a Madrid el Día de Reyes por motivos de trabajo. Me alojé en el barrio de Chamberí y nada más entrar en la habitación me entró una infantil morriña navideña. Quería comer Rosco de Reyes, aunque fuera sin compañía y en una fría habitación de hotel.

Salí a la calle en busca de una pequeña ración. Hubiera sido absurdo comprar un roscón de tamaño familiar ya que, una de dos, o moría por empacho o hubiera tenido que deshacerme de gran parte del rosco… Me recorrí todas las pastelerías que pude encontrar en las calles adyacentes al hotel. Para mi disgusto, en ninguna de ellas vendían roscos pequeños. Ni siquiera un pedazo de los roscos más grandes. Debí darle tanta pena a la persona que atendía en una de las reposterías que, finalmente, me regaló una pequeña pieza que pude comer en mi habitación. Me salvó el día.

Pues bien, este año toca celebrar el Día de Reyes en casa. Y como me he acordado de lo mal que lo pasé el pasado año en Madrid, he decidido salir a las calles de Donostia a buscar un mini-rosco. Curiosamente hoy sí he encontrado roscos individuales en varias pastelerías, pero me he decantado por esta de la Panadería Arakistain de la Calle Easo.

En la elección han influido los consejos de mi madre. Resulta que cuando era pequeña y mis abuelos la traían a la Bella Easo, solían comprarle un bollo de leche en esta panadería que se encuentra  al lado de la estación ferroviaria de Euskotren, coloquialmente conocido como “El Topo“.  Así que la panadería debe tener unos cuantos años.

Me ha recibido su actual dueño, Andoni Plazaola, y me ha explicado que hace cerca de cuatro años tomó las riendas de la panadería.  La especialidad de Arakistain es, por encima de todo, el pan que cuecen en el horno artesano de la trastienda. “Aunque también hacemos algunos dulces, no somos una pastelería”, me ha comentado. Podemos encontrar de todas las variedades: baguettes, barras, de molde, dulce, de cereales… Pero sin duda ninguna, el que más éxito tiene es el “pan normal”, que en Donostia se conoce simplemente como “Pan Arakistain”.

He intentado ahondar en su historia buscando en internet. Pero no tiene sitio web, y desafortunadamente no hay ninguna información sobre esta tradicional panadería. Así que, aquí va mi pequeña aportación.

Solo durante los días próximos al 6 de enero podemos encontrar unos Rosquitos de Reyes de tamaño razonable para una persona. Los tienen sin relleno, y también de nata y crema. Para hacerse una idea, su tamaño es más o menos el triple de un Donuts industrial. Un rosco de ración que puede alimentar nuestra morriña navideña durante el desayuno, la comida y la cena.

La única pega: El haba te toca seguro.

Precio: 

  • Con relleno (nata o crema): 5,50 €
  • Sin relleno: 3 €

Ingredientes: 

  • Harina de trigo
  • Levadura fresca
  • Huevo
  • Leche
  • Azúcar
  • Mantequilla
  • Agua de azahar
  • Granillo de azúcar
  • Fruta escarchada
  • Nata (opcional)
  • Crema (opcional)
Qué nos cuenta la Wikipedia:

     

Mejillones a la cerveza de Nørrebro Bryghus

Mejillones a la cerveza de Nørrebro Bryghus

Nørrebro Bryghus (literalmente, Cervecería Nørrebro), es una pequeña fábrica de cerveza situada en el barrio norteño de Copenhague del que adoptó su nombre. Su promotor, el ex directivo de Carlsberg Anders Kissmeyer, comenzó a gestar el proyecto allá por el año 2000 y lo puso en marcha tres años después.

Entre sus peculiaridades, destaca el compromiso por el medio ambiente, con una política de reducción de emisiones de CO2. Además, produce cerveza artesanal en pequeñas cantidades, entre 10.000 y 20.000 litros al mes.

La pequeña producción les ofrece la posibilidad de experimentar con nuevas recetas, de forma que actualizan constantemente las variedades de cerveza. Actualmente cuentan con 11 tipos de cerveza (ver PDF), en su mayoría de lúpulo y malta.  Además de servir brebajes de elaboración propia, tanto en el bar como en el restaurante ofrecen una variada selección de bebidas de otras cervecerías de Dinamarca, así como de importación.

En cuanto a la comida, que es lo que realmente nos importa en este blog, Nørrebro Bryghus se especializa en el maridaje de comida nórdica con cerveza, ofreciendo una variedad  para cada plato. El chef hace uso la cerveza en su trabajo creativo, un ingrediente clave en muchas de sus creaciones gastronómicas.

El local consta de diferentes ambientes. Por un lado está la zona en la que se ubican los tanques de acero inoxidable en los que se fermenta la cerveza. El restaurante se encuentra en la parte superior, y el sótano alberga un bar-cervecería en la que a menudo se celebran conciertos y otros espectáculos en directo.

En nuestro viaje a Copenhague pudimos disfrutar de una cena de maridaje, cortesía de la Oficina de Turismo de la ciudad. Entre otros platos, nos sirvieron estos mejillones cocidos al vapor de la cerveza, acompañados por una “sopa” o salsa a la que llaman “Virgin Mary“, una variante abstemia del “Bloody Mary”. Se trataba, en realidad, de una especie de vinagreta de cebolla, pimientos, ajo, tomate y otros condimentos.

Precio:

  • 95 DKK (unos 13 €)

Ingredientes:

  • Mejillones
  • Cerveza
  • Cebolla
  • Pimiento
  • Ajo
  • Vinagre
  • Aceite
  • Sal

Recetas:

Qué nos cuenta la Wikipedia:

Facebook:

 Foto principal cedida por nuestro amigo Fotonazos. Foto del local cc-by-nc Harald Walker
DSC_9931

     

Kebab de Pato del Restaurante Bascook

Kebab de Pato del Restaurante Bascook

El restaurante Bascook está ubicado en un antiguo almacén de sal de la calle Barroeta Aldamar de Bilbao. En el local, rehabilitado hace un par de años por sus actuales dueños, se respira un ambiente cálido y relajado. Las mesas están separadas por unas cortinas traslúcidas y distribuidas de tal manera que los comensales sienten estar en una especie de reservado.

El responsable de Bascook, Aitor Elizegi (que administra un blog llamado “Licencia para Aliñar” ) nos explicó que la carta del restaurante gira en torno a tres pilares: Alimentos verdes, cocina de Kilometro 0 y lo que él llama cocina de maleta. Las propuestas de cada una de estas columnas van variando dependiendo de la temporada.

La primera sugerencia, como su nombre indica, está formada por platos realizados con productos de la huerta. Los platos de Kilometro 0 se enmarcan dentro de la filosofía slow-food, en la que priman el respeto por el medio ambiente y los productos locales. Finalmente, la cocina de maleta es un homenaje a la gastronomía del mundo, con un toque personal e impregnado de costumbres culinarias del país.

Hoy, precisamente, el protagonista de este blog es un plato “de maleta”. Se trata de un inusual Kebab de Pato.

Ahora que estamos acostumbrados al kebab prefabricado, se agradece un kebab auténtico como este. Y es que, al contrario de lo que se piensa, el kebab no es solo a lo que nos tienen acostumbrados los restaurantes de fast-food. El significado de kebab, en persa, es carne a la brasa y en general se suele hacer de cordero, ternera o pollo.  Hay variantes como el kofta kebab, una especie de albóndiga de carne picada muy habitual en Oriente Próximo.

Nosotros tuvimos ocasión de disfrutar de un menú personalizado en primavera, con motivo del Evento Nomaders Bilbao, y además de otros platos que iremos detallando en sucesivos artículos, nos sorprendió este inusual Kebab de Pato, acompañado de rgayef, un pan marroquí ojaldrado y sin levadura.

En Bascook llaman la atención muchísimas cosas, además de la propia carta. Los panes, por ejemplo, están elaborados por Saturio Hornillos, del obrador Tahona Bikiak, y son una auténtica delicia. También la colección de sales del mundo que Aitor guarda con mimo en una de las vitrinas que hay a la entrada del restaurante.

Precio:

  • 14 €

Ingredientes:

  • Carne de pato
  • Pan rgayef
  • Comino
  • Teriyaki de tierra

Recetas:

Qué nos cuenta la Wikipedia:

Twitter:

Facebook:

Fotos cedidas por nuestros amigos Fotonazos y Kebrantin.

     

MacKobe, mini hamburguesa de wagyu

MacKobe, mini hamburguesa de wagyu

El Gastrobar A fuego Negro es uno de mis preferidos en Donostia-San Sebastián. Situado en plena Calle 31 de Agosto, al lado de la Iglesia de Santa María, se caracteriza por el arte que desprenden sus creaciones de minicocina. Pura innovación.

En la pizarra que preside la barra podemos consultar los bocados, vinos y cócteles descritos con tizas de colores y mucha imaginación. Y es que el establecimiento emana buen gusto por todas las esquinas: Empezando por la decoración, pasando por la amabilidad de quienes atienden y terminando por las delicias que sirven.

Pero la creatividad de A Fuego Negro no acaba aquí. Además de elaborar bocados deliciosos, han publicado un par de obras que podemos calificar de gastroliterarias y gastromusicales:

  • El libro-cd “Pintxatu“, una autoproducción junto con Fermin Muguruza que acompaña cada canción con una receta.
  • El recetario-cómic “Pintxos y viñetas“, que  incluye casi todo el recetario de A Fuego Negro acompañado de pequeñas historietas ilustradas.

Además de probar los pintxos en barra, cabe la posibilidad de disfrutar de varios menús en el comedor: Menú Gusanillo (mediodías laborales), que consta de una “ensaladita” y tres “kositas”; Menú Degustación, con ocho “platitos”; y Menú Super-degustación, formado por once “platitos”.

Recientemente volvimos al bar a probar una de nuestras “kositas” predilectas: La MacKobe, una exquisita mini hamburguesa de carne de Wagyu, una raza bovina originaria de la ciudad japonesa de Kobe.

Una de las peculiaridades de la producción de esta carne es que los bueyes son alimentados con cerveza y masajeados diariamente con sake templado. La carne es muy apreciada por su textura y sabor.  El Buey de Kobe es una marca registrada en Japón, pero el incremento de  su popularidad en otros países ha propiciado la creación del buey “estilo Kobe”. Pese a no contar con el label de la “denominación de origen” japonesa, sus productores aseguran que apenas hay diferencia.

Es el caso de la carne con la que se elabora la MacKobe, probablemente el pintxo más famoso de A Fuego Negro. Según nos contó el cocinero, la carne la importan desde Valladolid, donde crían los Wagyus. La hamburguesa se sirve en pan de ketchup de la Panadería Trinidad, un obrador especializado en panes de autor, y viene acompañada de mahonesa de salmorejo, lechuga, un arito de cebolleta y chips de plátano macho.

Precio:

  • 3,60 €

Ingredientes:

  • Carne de Wagyu
  • Sal
  • Pimienta
  • Pan de ketchup
  • Mahonesa de salmorejo
  • Lechuga
  • Cebolleta
  • Plátano macho

Recetas:

Qué nos cuenta la Wikipedia:

Facebook:

     
Sobre mí

Rebeca

Profana en la cocina pero amante de la buena comida. Me gusta que cocinen para mí. Organizada. Maestra. Fanática de Instagram. Adoro a mi perro. Knitter. Dándole tarascones a esta vida desde 1981.

facebook twitter linkedin googleplus

Instagram
Twitter
Entradas recientes
Facebook
¡Síguenos!

Y nos ayudarás a mantener el blog vivo y bien alimentado, con bocados de calidad. ;)