dulces Archives - debocados

Repostería casera de la patisserie Meyvi

Repostería casera de la patisserie Meyvi

Para los que nos encanta el dulce, no es necesario que haya celebraciones a la vista. Cualquier momento es bueno para darte el gustazo de engullir más calorías de las recomendadas.

Sigue leyendo

     

Galletas de chocolate blanco y pistachos

Galletas de chocolate blanco y pistachos

A finales de año decidí apuntarme a la iniciativa #miniswapwaselwasel que lanzó Gemma de Wasel Wasel. Una especie de amigo invisible handmade en el que había que mandar a tu sorprendido un amigurumi relacionado con la navidad, una tarjeta y un dulce.

Después de pasar unas semanas atacada investigando desde la clandestinidad a mi sorprendida para recopilar pistas y posibles ideas que pudieran gustarle, llegó el día de recoger mi paquete. ¡¡Qué emoción!!

Sigue leyendo

     

Kit Milhojas DIY

Kit Milhojas DIY

Las tardes de domingo pueden resultar un tanto aburridas, sobre todo si el tiempo no acompaña. Pero si has tenido la suerte (como yo..) de recibir esa misma semana el exclusivo Kit Milhojas DIY de Casa Aramendia, el aburrimiento de las tardes domingueras ¡¡tiene las horas contadas!! :D

Casa Aramendia fue fundada en Errenteria haya por el 2.000, pero sus orígenes se remontan más de un siglo atrás. La familia Aramendia ha venido trabajando duro desde entonces, primero dedicándose a la cerería, y más tarde a la dulcería y la fabricación de caramelos.

Y debido a que el negocio no daba para todos, puesto que se trataba de una familia muy numerosa, la mayoría de los hermanos Aramendia tuvieron que emigrar y dedicarse a otro tipo de actividades. Se dio entonces un relevo generacional y con Javier Aramendia, que representa a la cuarta generación de esta familia de reposteros, nació Casa Aramendia en Errenteria.

Con la llegada del año 2013, Casa Aramendia se ha propuesto nuevos retos. Ha renovado su imagen corporativa, ha abierto media docena de nuevas tiendas en la capital donostiarra

Hoy mismo he querido ponerme a ello sin demorarlo más, puesto que durante la semana ando mucho más liada y quería dedicarle todo el tiempo que se merece.

El kit es la mar de “apañado”. Tiene un bonito diseño vintage y cuenta con todo lo necesario para elaborar un delicioso milhojas. Los ingredientes necesarios para ello, y que muy inteligentemente vienen pegados a la base de la caja son:

  • 500 ml. de leche entera
  • 150 gr. de azúcar
  • 40 gr. de almidón
  • 20 gr. de mantequilla
  • Una rama de canela
  • 2 bases de hojaldre
  • 2 tarritos de mermelada de melocotón

Aunque estos no son todos los ingredientes que necesitaremos, dado que para hacer la crema son indispensables los huevos y, como es lógico, estos no viene en el kit, así que tenemos que ponerlos nosotros mismos.

He tardado en preparar la crema 15 min. de reloj. No creo que me haya llevado mucho más, en serio. Se hace en un “ti-ta” ¡¡y no he ensuciado nada!!

  1. He puesto a calentar la leche con la rama de canela, la cual he partido en dos.
  2. Mientras todo esto hervía he ido mezclando en un bol el almidón y el azúcar.
  3. Luego he añadido un par de huevos.
  4. Cuando la leche ha comenzado a hervir he sacado las ramitas de canela e inmediatamente después he vertido el contenido del bol a la leche.
  5. Para terminar he dejado que diera un último hervor y lo he sacado todo a un nuevo recipiente de cristal, donde he dejado enfriar la masa durante algo más de 30 min.

Aquí os dejo el vídeo oficial que hicimos para Casa Aramendia: “Deconstrucción de Milhojas” ( explicadito bien muy viene donde :P )

Como ya os habréis dado cuenta, durante el proceso no he mentado que hacer con las dos tarrinas de mantequilla que vienen en el kit. Pues bien, eso es porque en ningún sitio viene indicado que hacer con ellas, ni donde añadirlas a la hora de preparar la crema.

Así que yo, después de investigar un poco en internet entre hervor y hervor, he optado por echarlas en la leche junto con la rama de canela, para asegurarme de que con el calor se deshicieran del todo.

Y creo que he acertado de lleno porque, según los que han tenido la suerte de catar mi milhojas, me ha salido ¡una crema estupenda!. Compacta con una textura suave y un sabor delicado, en el que se aprecian, muy sutilmente, todos los sabores de los ingredientes utilizados.

Eso si, en mi caso me ha salido mucha más crema de la que creo que admiten las bases de hojaldre. Así que me ha sobrado para poder rellenar alguna otra cosa rica y apetecible que se me ocurra :D

Para terminar puedes adornar el milhojas con el azúcar glass. En mi kit no venía incluido, pero es muy sencillo de hacer en casa. Con una batidora echando la cantidad de azúcar deseada en un recipiente y dándole a la máxima potencia durante unos minutos, hasta obtener la textura deseada. Puedes usar también un molinillo de café. O bien puedes valerte de una botella o un rodillo de cocina, aderezado con un poco de paciencia. Algo más rudimentario pero igual de efectivo.

Yo opté por utilizar los dos tarritos de mermelada de melocotón para embadurnar la lámina de hojaldre que se coloca en la parte de arriba. No tenía ninguna brocha a mano, que es lo más cómodo para aplicarla, pero me las apañé igual de bien con una cucharilla de café.

El resultado fue el de un rico dulce casero hecho en muy poco tiempo y sin apenas ensuciar. Vistoso y delicioso con el que sorprender a cualquiera en cualquier ocasión. De hecho yo lo lleve a un cumpleaños esa misma noche ¡y triunfé! ;)

Sin contar con el buen rato que se pasa creando y haciendo tú mismo este milhojas en casa. Al que poder “tunear” a tú antojo, pues admite un montón de variantes más con las que experimentar. Algo que tendré muy en cuenta a la hora de hacer el próximo.

Un truco.

Una vez vertido el contenido del bol en la leche yo le he dado un golpe de batidora a la mezcla. Puesto que, a pesar de que no hay que parar de darle vueltas mientras da el último hervor, es muy, muy fácil que quede algún grumito mal disuelto. Y la verdad es que da un poco de rabia encontrarte alguno en la crema. Así que no he querido jugármela.

kit_diy_casa_aramendia_milhojas_2

     

Vasquitos y Nesquitas de Confituras Goya

Vasquitos y Nesquitas de Confituras Goya

Yo siempre he sido de comer bien. ¡Qué digo bien! ¡muy bien!. Y lo cierto es que no soy nada “especialita”, me gusta todo y me considero una chica valiente a la hora de probar cosas nuevas.

Esta claro que una tiene sus preferencias y eso, pero por lo general soy muy buena comensal.

Y hablando de preferencias… siempre que termino de comer me entra una especie de “antojazo” a dulce, que hasta que no me hago con algo que tenga más calorías de las permitidas, para llevarme a la boca, no me quedo a gusto.

Y si ese algo es chocolate… ¡aii, amigos!!

Vasquitos y Nesquitas, de Confituras Goya, seria un buen ejemplo de algo que poder zamparme muy a gusto después de cada comida (o cena.. jijiji).

Esta empresa familiar fundada en 1886 tiene su centro de producción en Vitoria-Gasteiz, aunque actualmente también cuentan con alguna tienda fuera, donde comercializar sus productos, como Pamplona.

Se dedican al sector de la pastelería y su gama es muy amplia. Trufas, bombones, turrones, mermeladas, galletas, caramelos, frutas vascas, tartas,… e incluso productos propios como los Vasquitos y Nesquitas.

Estos bombones artesanos, los introdujo Juan José Goya Mendizábal, el 3º en la generación de los Goya, hallá por los años 30. Bombones que, en un principio, eran simplemente una masa de chocolate troceada en pequeñas porciones.

Pero con el tiempo han ido desarrollando y mejorando la receta, ya que ahora llevan relleno en su interior y van bañados de chocolate. Mejoras, en general, que les permiten adaptarse a las continuas tendencias de este mercado. Ampliando su gama de productos y modernizando los procesos de elaboración.

Tanto es así, que en 2003 recibieron la certificación de AENOR, contando con un sistema de gestión de la calidad, que garantiza la calidad del producto final. El premio de la Federación Alavesa de Comercio y Servicios. Y quedaron finalistas en la IV Edición de los premios Enpresa Digitala.

Confituras Goya es miembro del Pacto Verde, impulsado por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, como ciudad elegida Capital Verde Europea 2012.

Reconocimiento muy merecido, del que ya tuvimos oportunidad de hablar en un post anterior, dedicado a la cocina en miniatura de esta localidad.

Por lo que les fue otorgado un distintivo, que refuerza la continua apuesta que hacen por la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Ya que están muy sensibilizados con el entorno.

Casualmente este sábado 15 de diciembre, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz organiza una celebración dirigida a toda la ciudadanía con motivo del año Green Capital. Con multiples actividades para todos los públicos, entre las 11:00 y las 02:00 horas.

¡¡No os podéis perder la Noche Verde!!

Y ya de paso… acercaos a una de las tiendas que Goya tiene en la ciudad y haceos con unos Vasquitos y Nesquitas para regalar estas Navidades, que ya están a la vuelta de la esquina. O, simplemente, para pegarte un atracón de ellos allí mismo :D

Personalmente, yo soy de nesquitas. ¿Y tú de quién eres?

Precio:

Dependiendo del continente:

  • Bolsas de 250gr.: 6,75 €
  • Caja pequeña de 220gr.: 6,40 €
  • Caja mediana de 600gr.: 17,00 €
  • Caja grande de 960gr.: 27,35 €
  • Lata redonda 570gr.: 20,70 €
  • Lata de Juegos Vascos 420gr.: 17,00 €
  • Lata pequeña 420gr.: 17,00 €
  • Lata grande 730gr.: 27,35 €

Ingredientes:

  • Vasquitos: Crema de praliné oscuro de naranja con frutos secos.
  • Nesquitas: Crema de praliné de leche y toffee con frutos secos.

Qué nos cuenta la Wikipedia:

Facebook:
     

Rosco de Reyes individual de Arakistain

Rosco de Reyes individual de Arakistain

Recuerdo que hace exactamente un año me tocó viajar a Madrid el Día de Reyes por motivos de trabajo. Me alojé en el barrio de Chamberí y nada más entrar en la habitación me entró una infantil morriña navideña. Quería comer Rosco de Reyes, aunque fuera sin compañía y en una fría habitación de hotel.

Salí a la calle en busca de una pequeña ración. Hubiera sido absurdo comprar un roscón de tamaño familiar ya que, una de dos, o moría por empacho o hubiera tenido que deshacerme de gran parte del rosco… Me recorrí todas las pastelerías que pude encontrar en las calles adyacentes al hotel. Para mi disgusto, en ninguna de ellas vendían roscos pequeños. Ni siquiera un pedazo de los roscos más grandes. Debí darle tanta pena a la persona que atendía en una de las reposterías que, finalmente, me regaló una pequeña pieza que pude comer en mi habitación. Me salvó el día.

Pues bien, este año toca celebrar el Día de Reyes en casa. Y como me he acordado de lo mal que lo pasé el pasado año en Madrid, he decidido salir a las calles de Donostia a buscar un mini-rosco. Curiosamente hoy sí he encontrado roscos individuales en varias pastelerías, pero me he decantado por esta de la Panadería Arakistain de la Calle Easo.

En la elección han influido los consejos de mi madre. Resulta que cuando era pequeña y mis abuelos la traían a la Bella Easo, solían comprarle un bollo de leche en esta panadería que se encuentra  al lado de la estación ferroviaria de Euskotren, coloquialmente conocido como “El Topo“.  Así que la panadería debe tener unos cuantos años.

Me ha recibido su actual dueño, Andoni Plazaola, y me ha explicado que hace cerca de cuatro años tomó las riendas de la panadería.  La especialidad de Arakistain es, por encima de todo, el pan que cuecen en el horno artesano de la trastienda. “Aunque también hacemos algunos dulces, no somos una pastelería”, me ha comentado. Podemos encontrar de todas las variedades: baguettes, barras, de molde, dulce, de cereales… Pero sin duda ninguna, el que más éxito tiene es el “pan normal”, que en Donostia se conoce simplemente como “Pan Arakistain”.

He intentado ahondar en su historia buscando en internet. Pero no tiene sitio web, y desafortunadamente no hay ninguna información sobre esta tradicional panadería. Así que, aquí va mi pequeña aportación.

Solo durante los días próximos al 6 de enero podemos encontrar unos Rosquitos de Reyes de tamaño razonable para una persona. Los tienen sin relleno, y también de nata y crema. Para hacerse una idea, su tamaño es más o menos el triple de un Donuts industrial. Un rosco de ración que puede alimentar nuestra morriña navideña durante el desayuno, la comida y la cena.

La única pega: El haba te toca seguro.

Precio: 

  • Con relleno (nata o crema): 5,50 €
  • Sin relleno: 3 €

Ingredientes: 

  • Harina de trigo
  • Levadura fresca
  • Huevo
  • Leche
  • Azúcar
  • Mantequilla
  • Agua de azahar
  • Granillo de azúcar
  • Fruta escarchada
  • Nata (opcional)
  • Crema (opcional)
Qué nos cuenta la Wikipedia:

     
Sobre mí

Rebeca

Profana en la cocina pero amante de la buena comida. Me gusta que cocinen para mí. Organizada. Maestra. Fanática de Instagram. Adoro a mi perro. Knitter. Dándole tarascones a esta vida desde 1981.

facebook twitter linkedin googleplus

Instagram
Twitter
Entradas recientes
Facebook